Guía al descontento con Valve sobre el estado de Dota 2

8 minuto(s) de lectura

Tal y como hice hace unos meses con el escándalo #MeToo que sacudió a la escena de Dota 2, me he tomado la molestia en esta ocasión de recopilar y traducir al español las principales quejas sobre el actual estado de la escena competitiva de Dota 2. Así mismo, aprovecho para dar mi humilde opinión respecto a qué cosas tiene que cambiar Valve de manera urgente si es que quiere mantener con vida el juego.

Todo empezaría con un tweet de The Esports Writer, periodista de esports de ESPN. Con 118 400 seguidores, era inevitable que se genere una cascada de opiniones respecto al tema.

“Es verdaderamente loco que la comunidad de Dota 2 haya invertido más de 100 millones de dólares con el Battle Pass del International y Valve simplemente ignore su escena de esports. No hay ligas online. No hay acuerdos con organizaciones de terceros. No hay planes concretos para cuándo se desarrollaría el International o siquiera cómo.”

“Es verdaderamente increíble cómo Valve consigue que sus fanáticos paguen el gigantesco prizepool del único torneo que realmente promueven en el año, obligando en la práctica a que la mayoría de organizaciones top en esports se alejen de Dota. Y lo peor es que andan en un plan de ‘lo siento, amigo, hoy no podemos. Vuelve mañana’ “

La respuesta de Rod Breslau, una de las figuras más influyentes en la industria de los esports, no se hizo esperar. Spoiler: fue igual de crítico con la posición que toma Valve.

“Valve siempre parece escapar al ojo público por su históricamente nulo apoyo de los esports y falta de atención por sus propios juegos (CS:GO, TF2, incluso Dota ahora) porque Blizzard, Riot y Epic son blancos más fáciles. Las comunidades de los juegos de Valve merecen mucho más.”

Todo esto llega junto a la fuerte crítica que planteó Kyle a.k.a. swindlemelonzz en pleno panel de la Omega League.

“¿Sabes qué? La NBA, la Overwatch League, la Call of Duty World League, la Rocket League Championship Series, ¿sabes qué tienen todas estas ligas en común? Todas están operando. Porque somos esports. Porque estamos online. Podemos jugar nuestro deporte en cualquier momento y desde cualquier lugar. (…) Pero ni siquiera tenemos un DPC, ¿cómo es que no tenemos un DPC? Han pasado seis meses, ¿y qué ha pasado? ¿Las fechas simplemente se han postergado? ¿No podemos jugar nuestro gran torneo? (…) ¡Hemos patrocinado nuestra propia escena competitiva, Sheevs! ¡Y somos el único juego que no tiene una!”

Tras estas apreciaciones por personas influyentes en la industria de los esports, diversos jugadores profesionales y personalidades de la escena de Dota 2se pronunciaron de igual manera.

“Algunas veces Dota es de lo mejor y otras veces es de lo peor”

“Por favor, empiecen un diálogo con los miembros más importantes de la comunidad (casters, talentos, profesionales) respecto al DPC y al International. Parece que nadie está contento (profesionales, público y talento) y que hay cosas que deberían cambiar. Solo mi opinión personal, o lo que sea.”

“La razón por la cual vemos tan pocos cambios positivos en Dota 2 es porque la gente que tiene el poder (después de Dota vendrían a ser los jugadores y talentos) están tan poco interesados en ir públicamente en contra de Valve por miedo de no volver a ser llamados a torneos o simplemente rechazados.”

“Dota 2 se siente como un proyecto personal hecho con pasión en el cual los desarrolladores perdieron la pasión por el juego FeelsBadMan”

Pero, ¿qué fue lo que desató esta serie de críticas y comentarios? Sin duda alguna, el anuncio (hace una semana) de que aún no había fechas claras para The International 10 y el Dota Pro Circuit.

“Al seguir cómo la pandemia se ha desarrollado globalmente, el reciente incremento en la impredictibilidad de la COVID-19 significa que no podemos comprometernos con nuevas fechas para TI10 y el DPC. Compartimos su impaciencia por volver a estos eventos y definitivamente anunciaremos novedades tan pronto como podamos.”

Pero, ¿realmente es tan grave la situación? ¿Es posible culpar a Valve de abandonar al juego? Siendo lo más honesto posible, yo diría que sí. Dota 2 está en un momento crítico de su historia como esport y Valve no está haciendo absolutamente nada por mantener vivo este aspecto del juego. Donde empresas como Riot o Blizzard Activison ven a los esports como una fuente constante de marketing para el juego, Valve parece no ver absolutamente nada. Fuera de The International y del valiente trabajo de talentos, jugadores y equipos, no parece haber nada que sostenga la escena de Dota 2. Las Majors y Minors han sido todas organizadas por terceros, con Valve únicamente brindando dinero para el prizepool.

Se suponía que las Ligas Regionales serían la solución a esto. Un sistema saludable que permita el desarrollo de escenas competitivas estables, tal y como hace Riot en el circuito profesional de League of Legends. Sin embargo, retrasar la fecha de inicio de estas Ligas solo hace ver una falta de interés por parte de Valve en dicho proyecto. Esta pandemia, sin viajes internacionales y con todos encerrados en nuestras casas, era el momento ideal para poder probar el funcionamiento de las ligas regionales. De esta manera no solo se le daba a los equipos la posibilidad de competir regularmente, sino que también se mantenía el interés de los potenciales auspiciadores. Actualmente, el panorama para la escena competitiva es una gran incógnita: nadie sabe absolutamente nada.

Pero, ¿cuál es la razón para este abandono por parte de Valve? En realidad hay varias, algunas quizás más válidas que otras, pero todas igual de inaceptables para cualquier fanático de Dota 2. El argumento con el que más concuerdo es que Dota 2 es un juego gratuito con casi 10 años de funcionamiento y, en ese tiempo, ha recibido más soporte que muchos otros juegos AAA. Con la cantidad de jugadores de Dota en una lenta pero inexorable tendencia a la baja, pareciera que Valve se conforma con vender cosméticos y mantener vivo el juego con lo mínimo. Pero, ¿es ese el estándar que queremos para Dota 2? Aquellos que hemos visto el potencial de Dota 2 para construir épicas historias y el esfuerzo de las personas que luchan día a día por su sueño de ser jugadores profesionales nos resistimos a un mundo en el que Dota sea un juego más. Resulta absurdo pensar en un futuro en el cual Dota 2 tenga el mismo soporte que Team Fortress 2. Sabemos que da para más. Sin embargo, ¿lo sabe acaso Valve?

Es por ello que creo que este tipo de movimientos es importante. Si las personas influyentes dentro de la comunidad muestran su descontento e insatisfacción tendremos por fin una posibilidad de que Valve tome consciencia respecto a lo que está haciendo con la comunidad de Dota. Es verdad, sin embargo, que Valve tiene una estructura abierta que permite a los desarrolladores trabajar en el proyecto que prefieren. Y, con la salida de Half-Life: Alyx, ya no es Dota el proyecto más interesante en la empresa. Sin embargo, es posible decir que Dota 2 merece un mejor cuidado. El juego mantiene un importante público pese a su complejidad. Mientras cualquier persona puede entender en quince minutos de qué va CS:GO, Dota es mucho más complicado. Y, pese a eso, Dota 2 se mantiene como el segundo juego más jugado de Steam.

No quería terminar este pequeño documento sin antes enfatizar que resultan particularmente ciertas las palabras de Kyle: verdaderamente somos la única comunidad que ha patrocinado su propia escena competitiva, y también somos la única que no tiene planes claros para reanudar sus actividades.

Categorías:

Actualizado: